Sobre el jo-jutsu

A lo largo de la historia del antiguo Japón se han desarrollado muchas armas, siempre en búsqueda de la supremacía en el campo de batalla como así también en situaciones de la vida cotidiana.
Se han encontrado de eras muy remotas unos bastones de hierro conocidos como Ishi Jo. Debido a su excesivo peso no podemos tener certeza de que los mismos hubieran sido utilizados como arma; existe la posibilidad de que se hayan empleado como elementos de entrenamiento o de algún trabajo de agricultura.
En cuanto al bastón largo, no se han encontrado – según registros – estilos sistematizados en el manejo del mismo hasta el sigloVI. También deberíamos considerar que el pelear con un bastón, palo o garrote históricamente fue una de las formas primarias que los seres humanos utilizaron para resolver algún conflicto o defenderse de agresiones.
Los bastones fueron elementos muy comunes entre los monjes Budistas Chinos; ellos los emplearon entre otras cosas como apoyo para largas caminatas, viajes de peregrinación y como armas de defensa personal. Estos Monjes fueron, en parte, los introductores de esta arma al Japón. La misma fue tomada por los Monjes Sohei, implementando modificaciones según sus conocimientos y necesidades; también fue traspasada por éstos a los individuos comunes de la sociedad de aquellos tiempos.

A medida que la historia transcurría a través de conflictos y largas guerras, los Samurai y la elite de soldados se entrenaban en las artes que ellos consideraban más nobles y honorables como ser el sable, el arco, la equitación, la lanza, entre otras. Por ser de bajo costo y al estar al alcance de individuos de bajo rango o nivel social, el bastón no era bien visto por la alta clase Samurai. Por lo general los individuos de menores recursos, de otras clases guerreras u ocupación, accedieron a elementos cotidianos para poder defenderse y controlar a sus enemigos; por tal circunstancia fueron los más
ingeniosos en la materia de crear desde la nada.

Por otro lado, en ciertos momentos de la historia, cualquier tipo de arma poseída por la persona equivocada era una cuestión de grave delito que podía llevar a la muerte a cualquier individuo.
Toyotomi Hideyoshi (1536-1598) suprimió duramente cualquier insurrección. Revivió la antigua diferencia entre la casta guerrera -los Samurai- y el resto de la población, introduciendo restricciones en la posibilidad de llevar armas. Esto fue llamado “la caza de espadas de Hideyoshi”, y según las normas que dictó, sólo los Samurai tenían el privilegio de llevar dos espadas: la espada corta (que cualquiera podía llevar) y la espada larga, sólo permitida a los Samurai, y que les distinguía del resto de la población.

Muso Gonnosuke (siglo XVII), reconocido samurai de la escuela Katori Shinto Ryu, era un experto en el bo jutsu y también estudio la escuela Kashima Ryu. Según cuenta la historia, marchó a Edo a probar sus artes marciales y nunca fue derrotado. Un día, se encontró con el mítico kenshi (espadachín) Miyamoto Musashi, un verdadero maestro en el arte de las dos espadas y creador de la escuela Niten Ryu. Ambos maestros se enfrentaron para medir sus habilidades (eventos muy comunes en la época); se cuenta que sus armas chocaban furiosas en el aire, pero Miyamoto realizo un bloqueo cruzado y derrotó a Gonnosuke. Miyamoto, que era un caballero y asombrado del coraje de Gonnosuke le perdonó la vida.
Gonnosuke, frustrado por su derrota, se retiró al monte Honman de Kyushu al sur de Japón. Allí en lo alto del monte se dedicó con disciplina a la meditación y a la vida de asceta. Según cuenta la tradición, Gonnosuke recibió un mensaje Divino que decía: “Sé conocedor de los puntos vitales con un leño”. A través de este mensaje diseñó un arma corta, del más duro roble blanco y la llamó “Jo”. Quizás, simplemente pudo haber cortado su bo… Luego entrenó duramente hasta que perfeccionó su escuela y la llamó
“Shindo Muso Ryu”. Nuevamente se enfrentó con Musashi, al cual lo derrotó, y al igual que este hiciera una vez le perdonó la vida.

A partir de aquí la escuela Shindo Muso Ryu Jo Jutsu se conviertió en un estilo muy famoso y estudiado por muchos Samurai de la época, ya que se había dejado evidencia de que se podía – según pensamientos y creencias de esa época – vencer con un bastón madera a un sable de metal.
Los métodos de Jo Jutsu derivaron de diferentes Ryu de Ken Jutsu, Yari Jutsu y Naginata Jutsu, los cuales aportaron las formas de base para un arma que con el tiempo se fue independizando y formando sus propios maestros, seguidores y también víctimas.
El tamaño de un Jo depende, al igual que el bo, de la persona que lo utiliza. Aproximadamente se toma la medida del largo del piso hasta la axila; también se puede tomar elevando los brazos a 45º por encina de la cabeza y la distancia que resulta entre las dos manos es el tamaño conveniente para cada uno. También podemos tener en cuenta que aproximadamente el largo del Jo es igual al Daito, espada larga.
Unas armas más exóticas de hierro o madera en forma de garrote eran llamados Kanabo. Tenían aproximadamente 5 pies, de sección octogonal y frecuentemente tenían tachas en gran parte de su largo. Sin duda un golpe con este arma podía ser devastador, especialmente contra un enemigo con armadura, pero su largo total y su peso podían sugerir que eran más que nada usadas para intimidar.Dentro de los diferentes Ryu Ha Bujinkan Dojo, se desarrollaron como armas de bastón, el Hanbo, Bo, Jo, Shikomi Zue, entre otras. Desde la escuela Kukishinden Ryu se puede investigar sobre algunas de estas armas y ver que las mismas se generaron más tarde y se sistematizaron a partir de una derrota o accidente ocurrido en los eventos bélicos de la época.

Simplificando el tema, el nacimiento del Bo Jutsu de la escuela Kukishinden viene de una derrota utilizando una Naginata cortada y el Hanbo después de ser cortado un Yari en el campo de batalla. Con respecto al Jo Jutsu de Kukishinden Ryu no se ha encontrado ninguna referencia a su nacimiento; podríamos pensar que el complemento que aporta esta arma con una distancia intermedia entre el Hanbo y el Bo haya atraído a los maestros de la época a incorporarla como un instrumento más de su entrenamiento.

Paradójicamente, las derrotas fueron momentos de creación e inspiración por parte de los maestros guerreros de aquellas épocas.

Fuente aquío aqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s